Cuando pronuncio la palabra “Silencio”, acabo con él.

Por Wislawa Szymborska, “Las tres palabras más raras” (The Three Oddest Words)


La sexualidad ha sufrido un gran cambio debido a la revolución sexual que ha puesto, tanto a hombres como a mujeres, bajo la presión de actuar o “exhibirse”. Antes de esto, muchos hombres iban directamente al sexo con penetración, siendo éste su objetivo principal, mientras que muchas mujeres deseaban muestras de cariño físicas y querían explorar otras maneras de expresar su intimidad física y sexual.

En los últimos años, algunos sexólogos han advertido que estamos en proceso de crear un nuevo lenguaje de expresión. Las mujeres les están enseñando a los hombres qué es lo que quieren físicamente, mientras que los hombres se están abriendo más a sus parejas en cuanto al sexo en lugar de intentar “tomar las riendas” todo el tiempo, aceptando el erotismo de una total participación recíproca dentro de una nueva manera de intercambio sexual.

La habilidad femenina para expresar sus necesidades sexuales y sus emociones es fundamental en una pareja bien avenida y en perfecta armonía. Ahora las mujeres necesitan romper su silencio y hablar con sus parejas.

Tanto para el sexo masculino como para el femenino, la función sexual puede considerarse como un “Círculo Virtuoso” que combina deseo, excitación, orgasmo y satisfacción.

 

sexualidad-femenina 01

Gráfico: El círculo virtuoso de la función sexual

  • Deseo: el deseo sexual es consecuencia de varios factores internos y externos que inducen a la necesidad de tener sexo. Es un fenómeno en evolución que, en las mujeres, está influenciado por varios estados fisiológicos y emociones, la menstruación, el embarazo, etc.
  • Excitación: cuanto mayor es la intensidad de la excitación física y mental, más alta es la probabilidad de llegar al orgasmo, que será intenso y gratificante.
  • Orgasmo: es considerado el clímax del ciclo de respuesta sexual; la intensidad del orgasmo depende del estado de excitación física y mental y se potencia estimulando las partes íntimas entre la pareja.
  • Satisfacción: expresa lo subjetivo, un juicio personal sobre el acto sexual.

La intensidad del deseo y la excitación, la calidad del juego erótico, la intensidad de la implicación emocional, la complicidad y también el contexto de la experiencia: todos estos factores influyen en el grado de satisfacción que una mujer (y un hombre) obtienen del acto sexual.

 

Referencias
  1. Hite S. The Hite Report; Dell Pub Inc. New York 1981.
  2. Graziottin A. “Sessualità e fisiopatologia sessuale” in: Zanoio L, Barcellona E, Zacché G. (a cura di), Ginecologia e Ostetricia; Elsevier Masson, Milano 2007; pp:165-96.

Additional information